sexta-feira, 27 de janeiro de 2012

Confira! Entrevista de Lucero para a revista Hola!

" LUCERO empezó el año en plenas grabaciones de su nueva telenovela, «Por ella soy Eva», con salud, plenitud y con el incalculable amor de sus hijos, y también, por primera vez desde hace una década, empezando el año soltera. Desde el hotel The Tides, en Zihuatanejo, donde pudo combinar las vacaciones familiares con días de rodaje, Lucero hace balance de un 2011 lleno de cambios y comparte sus proyecciones para este año que empieza.

—Lucero, ¿qué tal la escapada familiar en Ixtapa?

—¡Una delicia! Fue un viaje de trabajo que finalmente se convirtió en eso, una vacación no planeada para disfrutar a mis hijos y verlos felices, que es lo que más feliz me hace. Todo salió perfecto y fuimos muy afortunados de ver llegar a una tortuga a poner sus huevos en la playa a pocos metros de donde cenábamos. ¡Una belleza! La naturaleza me hipnotiza y cosas como esta me sorprenden siempre.

—¿Cómo recibiste este año, por primera vez soltera después de una década?

—Muy bien, con mucha salud y mucha paz. Te digo que ver a mis hijos felices y con tanta armonía me da una tranquilidad incomparable; estoy muy estable y muy agradecida con la vida por tantas cosas buenas.

«MANUEL ES UN GRAN PADRE»

—Recibiste el año en pleno rodaje. ¿Qué podemos esperar de este nuevo personaje?

—Helena Montero es una mujer luchona, alegre y positiva; ve la vida de una forma muy fácil, a pesar de que la tenga difícil, a veces por ser mujer, a veces por ser madre soltera o porque la vida misma es ruda. Ella se las ingenia para salir adelante y no achicarse ante nada; es de estas mujeres ejemplares, con valores muy hermosos y con muchas ganas de vivir, como miles que conocemos a la vuelta de la esquina.

—¿Qué significa para tí trabajar con Jaime Camil?

—¡Es una alegría constante! Para mí es como un hermano, trabajamos juntos en el dos mil, y ahora me he encontrado a un hombre aún mas encantador, profesional y simpático a morir, con una madurez que siento que le ha dado la paternidad de la hermosa Elena y el amor de su mujer, Heidi, que es encantadora, y con una estabilidad importantísima.

—¿Quién cantará finalmente el tema de tu nueva telenovela?

—Lo va a cantar Jaime, y me encanta porque es una canción muy buena; cuando el público la oiga, la va a hacer un éxito. Yo cantaré para la novela algunos temas incidentales, así que todos felices con la parte musical. ¡Ya verán!

—Grabar una telenovela requiere de muchas horas de trabajo. ¿Cómo compaginarás esto con tu papel de madre?

—Afortunadamente, Manuel es un gran papá, y yo, sin falsas modestias, soy una gran mamá cuando estoy con ellos. Creo mucho en la calidad de tiempo, más que en la cantidad, y todo es cuestión de organizarse. La producción de Rosy Ocampo me da tiempo para llevarlos a la escuela, así que me levanto antes de que salga el sol para ir al gimnasio, bañarme, despertarlos, arreglarlos, llevarlos, y después a la novela. Eso, verlos en las mañanas, me da mucha paz. Aunque confieso que a veces evado la parte del «gym» y duermo un rato más —cuenta entre risas.

—¿Está en planes un nuevo disco?

—Sí, muy pronto saldrá ya a la venta el disco que grabé al lado del gran poeta y cantautor Joan Sebastian. ¡Qué hombre mas talentoso! Estoy tan orgullosa de haber grabado un disco de varios «duelos» con él y de temas escritos por él. Se cumplió mi sueño de años.

—¿Qué balance haces del año pasado?

—¡Fue maravilloso! Crecí, evolucioné y aprendí tantas cosas en tantos aspectos. No cabe duda de que la vida es bella y nos sorprende a diario, con dichas y desdichas —afortunadamente, pocas de estas últimas—, pero siempre dándonos la oportunidad de aprender y gozarlo todo. Repito: si mis hijos están bien, yo estoy perfectamente bien. Ellos son mi más grande amor.

—¿Cuáles crees que han sido las principales lecciones que aprendiste?

—Que hay que ser fuerte y saber que el tiempo te da muchas respuestas y acomoda muchas cosas. No sirve de nada desesperarse o preocuparse. Lo que es es, y todo lo que sucede es perfecto; lo que en apariencia te destruye, en esencia te reconstruye. También aprendí que no puedes complacer a toda la gente siempre. Es mejor quedar bien con uno mismo. Es contigo con quien vivirás toda la vida.

«JAMAS ME VOLVERÍA A CASAR»

—¿Qué esperas para este año?

—Tener salud y tiempo para disfrutar todo lo que la vida me da, fuerza para el trabajo y ver a mis hijos crecer sanos; reírme mucho y tener siempre sentido del humor: ¡nada es para tanto! Mientras haya vida y salud, lo demás es gratis.

—¿Entre tus propósitos para este año está encontrar el amor de nuevo?

—Yo dejo todo al tiempo, y, como dije, lo que suceda será perfecto.

—Si el momento llegara, y con la persona indicada, ¿crees que volverías acosarte?

—No, jamás he pensado en volver a casarme. Ya tuve un esposo, que ahora es mi amigo, y tengo dos hijos maravillosos con el. No repetiría. Para mí, matrimonio solo hay uno.

—¿Qué cualidades debe tener la persona que conquiste de nuevo tu corazón?

—No sé, no pienso en eso. Eso lIega, y prefiero no hablar ya de mi vida personal. Lo hice durante mucho tiempo y me di cuenta de que no funciona.

—El año pasado también te vimos con una nueva imagen y una envidiable figura, que has mantenido. ¿Cómo lo logras?

—¡Gracias! Ejercicio y nutrición, pero siempre confieso que adoro los postres y los chocolates, así que, de vez en cuando, como de todo, y lo balanceo con ejercicio. No creas, me ha costado, porque ya va a hacer un año que dejé de fumar y me da hambre, ansiedad, esas cositas; así que a ratos tengo por ahí un par de kilitos de mas, que no me hacen gracia, pero estoy feliz igual.

—Con una vida frente a las cámaras e inmersa en el medio artístico, sumado con la madurez que se logra con la edad, ¿qué concepción tienes de la belleza ahora?

—Que es superpasajera, no dura nadita, así que hay que gozarla mientras exista. ¡Y que es absolutamente subjetiva! Eso es lo bueno. Mientras a algunos les puedes parecer guapísima, otros podrán decir que eres horrorosa. Mientras se guste uno en el espejo, todo está bien. Yo me gusto y me caigo bien la mayoría de las veces —confiesa simpática—. Dicen que cuando algo está bien, no hay que cambiarlo, así que, por ahora, así me quedaré.

—¿Qué diferencia encuentras entre la Lucero de hace diez años y la de hoy?

—Me cae mejor la de hoy, y mira que siempre me he agradado... Creo que la madurez y la maternidad me han hecho ser una mejor persona. También tengo un psicólogo que me encanta consultar, y eso me ha servido para conocerme mejor. "

Nenhum comentário: